lunes, 3 de octubre de 2016

Reseña: Harry Potter y el Legado Maldito

¡Hola, bibliolocos! Parece que os tengo un poco abandonados, pero no es así. Llevo un par de meses de locura con mi nuevo trabajo (en Muser) y estoy dedicando mi tiempo más a escuchar música que a leer, pero eso no significa que haya dejado de leer, ¡para nada!

Leí un pequeño libro sobre el liderazgo de Steve Jobs (Y Steve Jobs, ¿qué hubiera hecho?, de Peter Sander), pero ni siquiera me planteé reseñarlo en este blog. Y este verano he leído más cosas que no he reseñado: Cent'Anni, de Carlos Alfaro, La casa de la Colina Negra, de José Antonio Cotrina, Un dólar por tus caprichos, de Davile Matellán, y Reyes y Guerra, de Carlos Aymí. Los iré reseñando poco a poco. Además, ahora estoy leyendo Éramos unos niños, de Patti Smith, autobiografía sobre su vida con el fotógrafo Robert Mapplethorpe, y creo que también escribiré algo sobre ella.

Pero hoy vengo a hablaros de Harry Potter y el Legado Maldito. Esa obra que taaaanto ha dado que hablar en los últimos meses y que salió en español el pasado 28 de septiembre. Aunque la empecé a leer en inglés dos o tres días después de que se estrenara en ese idioma (me llegó en pdf), lo dejé a medias porque no me gusta nada leer en digital. Quise esperar a tenerlo en papel y en español. Y aquí vengo con la reseña, aunque para no alargarme mucho más, no va a ser muy extensa.


SINOPSIS
Ser Harry Potter nunca ha sido tarea fácil, menos aún desde que se ha convertido en un ocupadísimo empleado del Ministerio de Magia, un hombre casado y padre de tres hijos.
Mientras Harry planta cara a un pasado que se resiste a quedar atrás, su hijo menor, Albus, ha de luchar contra el peso de una herencia familiar de la que él nunca ha querido saber nada. Cuando el destino conecte el pasado con el presente, padre e hijo deberán afrontar una verdad muy incómoda: a veces la oscuridad surge de los lugares más insospechados.
COMENTARIO

Es cierto que Harry Potter y el Legado Maldito no está escrito por JK Rowling, pero eso no hace que la historia sea mala. Tampoco el hecho de que sea una obra de teatro la hace mala. Ni siquiera el hecho de que los personajes que tan bien conocíamos hayan cambiado hace que este libro sea malo. He leído muchas críticas negativas y no las comparto. Pero, seamos realistas: no se trata de una obra maestra. Ni siquiera está a la altura de los siete libros originales. Eso es verdad.

En Harry Potter y el Legado Maldito vemos una historia interesante, con personajes que me han parecido geniales (Delphi, por ejemplo) y una relación de amistad que vuelve a cobrar protagonismo. Albus y Scorpius, un Potter y un Malfoy. Juntos, volverán a meterse en líos, como hacían sus padres. Juntos, lucharán contra el mal, como hacía Harry.

Me encanta el desarrollo que han tenido los que ahora son padres de los protagonistas. Harry Potter, con sus responsabilidades como funcionario del Ministerio de Magia; Hermione Granger, ministra de Magia; Ron Weasley, trabajando en la tienda de Sortilegios Weasley; Ginny Weasley, de redactora de El Profeta en la sección de deportes... Y todos ellos soportando la presión de haber sido responsables de salvar al mundo mágico del oscuro poder de Voldermort. Son mayores y tratan de tener una vida normal. No es fácil. (Inciso: no me gusta cómo han puesto a Ron. Es demasiado bromista. No ha crecido como me esperaba.)

En definitiva, debo decir que la historia me ha gustado. Tiene partes más aburridas y algunos momentos más flojos (que casi parecen sacados de un fanfiction), pero en general es buena. Aunque no esté escrita por Rowling. Me parece, sobre todo, que es una obra que es muy difícil de representar en el teatro. Y que tiene algunos puntos interesantes por representarse en el teatro. Algo con lo que ganaría a una película. No olvidemos que, aunque la mayoría de nosotros sólo leamos el libro, algunos afortunados podrán ver la obra de teatro. Si leerlo no es extraordinario, la representación seguro que lo es.

En fin, que me parece que he leído mucha mala crítica y que yo tiro para el lado positivo. Me ha gustado. Lo he leído rápido y me ha enganchado. Y que, siendo teatro, es una buena continuación de la saga principal. Sin embargo, no os esperéis una maravilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada