viernes, 3 de octubre de 2014

Reseña: Amar la herida, de Carmen Juan

¡Hola! Os prometí reseñas de libros de poesía y aquí viene una. Este es de hecho el último libro de poesía que he leído. Lo compré ayer mismo y he decidido reseñarlo ya para no dejarlo para adelante como he hecho con tantos que se me han acumulado. Amar la herida, de Carmen Juan, es un libro precioso. Vamos allá.

COMENTARIO

Lo primero que debo decir es que es el primer libro de Carmen Juan. Lo segundo, que ha sido premiada con el VII Premio de Poesía Joven "Pablo García Baena", organizado por La Bella Varsovia, quien publica el libro.
Otra cosa que llama la atención es la preciosa foto de la portada de Dara Scully. Una foto que viene perfecta para el libro.
Pero vayamos al libro, a la poesía, al contenido y la forma. O a lo que salga. A modo de introducción tenemos en cuatro páginas un poema que se llama Ya lo advertiste y que nos prepara para tres partes en las que se organizan los poemas: La batalla, La herida y La muerte. Pero estas cosas, así contadas, no dicen mucho.

Siempre me pasa que al reseñar poesía me cuesta mucho organizarme y estructurarme lo que voy a contaros de un libro. Basta de estructuras. Leed esta maravilla de libro y punto.

Carmen Juan expone su esencia en las versos y nos traslada a un lugar oscuro y triste de su corazón. Un lugar que es bonito, que parece limpio, que parece fácil. Pero no. Es un lugar donde no está el bicho porque el bicho son ellas. Dos niñas que no sabían ser niñas. Ser el bicho es un poema de seis partes, el inicio de La batalla.
Luego Esta ciudad no tiene metro nos hace preguntarnos dónde guardar el monstruo. No eres el hierro habla de amor de adolescencia. Bueno, no creo que este sea el modo de hablar de este libro.

Los poemas de este libro son como espadas: preciosos, elegantes, afilados, mortales. Son la sangre, la sangre que baña la espada una vez ha matado. La forma de contar las cosas de Carmen Juan me ha hecho sentir mucho, sentir dentro. Y aprender. Aprender tres cosas.

1. Que lo esencial del monstruo, del bicho, es aceptarlo y cuidarlo, sin que nos importe lo que piensen los demás. El bicho (y aquí me la estoy jugando) puede ser cualquier cosa propia que otros no entiendan. La orientación sexual, la filosofía, la forma de ver las cosas.

2. Que no hay que tener miedo. Dice
(...) Alguien
debió explicarme
que el amor es miedo es muerte
que el amor es muerte es miedo. (...)
y entonces yo digo que no debemos tener miedo a la bestia.

3. Que hay que amar. Aunque sea a las niñas-sombras-descalzas.


Quizás no me entendáis. Quizás no me hayáis entendido. Es que lo único que tenéis que hacer es ir a la librería más cercana y pedir este libro. Y leerlo. Yo me he enamorado de él. De la forma de escribir de Carmen. De la crudeza y franqueza con la que escribe, de sus monstruos, de sus cicatrices que no sanan, de su herida. Me he enamorado de su herida.

Leedla.

1 comentario: